Saint Seiya Mythology Yaoi Universe

Foro dedicado al juego de Rol de SS yaoi
 
ÍndicePortalBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Encuentros inesperados

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
AutorMensaje
Phoenix_ikki
Ikki de Fenix
Ikki de Fenix
avatar

Puntos : 207
Fecha de inscripción : 15/03/2015

MensajeTema: Encuentros inesperados   Mar Jun 02, 2015 10:27 am

Ikki caminaba cerca de la playa, había conseguido una pequeña casa cerca de esos lugares, esta parte de la ciudad no estaba demasiado atestada, solo algunas casas y comercios, `por lo regular la gente prefería ir al otro lado en donde las olas eran mucho más tranquilas, solo algunos surfistas venían por este lado y solo los más experimentados porque las olas son traicioneras.

Al caballero de bronce le gustaba este lugar por su tranquilidad y pasaba a veces algunas horas caminando sin rumbo fijo, solo para relajarse un poco, aunque nunca se relaja lo suficiente como para bajar completamente la guardia.
Volver arriba Ir abajo
Aria Holmes
Camus de Acuario
Camus de Acuario
avatar

Edad : 30
Localización : Siberia
Puntos : 567
Fecha de inscripción : 22/01/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Mar Jun 02, 2015 2:10 pm

Mientras estaba en el Santuario pensé muchas veces en tomar el primer avion a Japón para hacerle una visita a Hyoga, que disfrazara mi intensión real por encontrarme con Ikki "casualmente"... Si, sé que soy un hombre adulto y maduro y que ese tipo de excusas son patéticas para alguien como yo, pero considerando que entre Ikki y yo las cosas en apariencia quedaron "claras" seria estúpido de mi parte visitar Japón y buscarle sin un argumento convivente que no me hiciera ver patético.

A pesar de eso y del tiempo que tardé en decidir volver a aquella isla, fui donde Hyoga con la misma esperanza de toparme con Ikki; pero para mi sorpresa, él ya no vivía en la mansión.

No sé cómo es que llegué a la playa finalmente, si mi intensión no era cambiar un avión por un barco. Supongo que el seco y arido sol de la playa me recuerda un poco al fénix inclemente.

En esta ocasión no empleo mi cosmos para refrescarme pues quiero que el sol se vierta por entero sobre mi cabeza, como muchas veces lo ha hecho sobre la de él. Mis pasos son suaves y me permito perderme en aquél sitio sin rumbo fijo. Mis pertenencias se encuentran en la mansión Kido, asi que camino libremente por donde mis pies tienen el antojo de moverse; sin embargo, a pesar de ello y de cualquiera de mis deseos, a lo lejos observo una cabellera azul sideral, sobre una piel morena que atrapa inmediatamente mi atención y me hace embozar un gesto de felicidad al que me veo obligado a cubrir con mi capa de seriedad.

Me dirijo a él y cuando me encuentro cerca, aún cuando quiero palmearme el hombro, simplemente le hablo.

--¿No crees que deberias estar cumpliendo tus deberes en vez de pasear alegremente por la playa?
Volver arriba Ir abajo
Phoenix_ikki
Ikki de Fenix
Ikki de Fenix
avatar

Puntos : 207
Fecha de inscripción : 15/03/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Mar Jun 02, 2015 3:50 pm

Ikki estaba demasiado metido en sus pensamientos que no sientió al dorado hasta que estaba demasiado cerca y su voz llamo la atención antes, la pregunta que le hace no le molesta pero si es respondida en un tomo ligeramente melancólico

─¿cual es mi deber y como es que encajo realmente en ese deber?─

contesta sin pensar mucho, pero es verdad que se siente fuera de lugar entre los otros de bronce, y de alguna manera siente envidia de la camaradería que comparten los más jóvenes, no sabe si es por lo que paso en la Isla de la Reina Muerte o es simplemente que no encaja con los demás, incluso con su hermano, pareciera que es simplemente una dependencia lo que los une, Le toma unos segundos antes de reaccionar a lo que contesto y no es hombre de demasiadas palabras como para intentar componer lo que ha dicho, simplemente hace lo que su corazón necesita y es estar más cerca del hombre que está frente a él.

Da un paso y toma con firmeza la nuca de Camus para atraerlo y darle un beso apasionado y lleno de pasión, aunque atemperada de alguna manera, por el desasosiego de su corazón, deja que ese beso sea largo, permitiendo que todos esos pensamientos se pierdan al contacto con aquella piel que lo enloquece, se separa lentamente dejando escapar un leve suspiro de protesta

─Andas lejos de los vientos del norte Camus─
Volver arriba Ir abajo
Aria Holmes
Camus de Acuario
Camus de Acuario
avatar

Edad : 30
Localización : Siberia
Puntos : 567
Fecha de inscripción : 22/01/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Mar Jun 02, 2015 7:43 pm

Moviendo ligeramente los dedos a un lado de mis piernas, contuve la necesidad antinatural de acariciarle, de romper la distancia interpuesta del tiempo y la lejanía entre nosotros, pero soy hombre de palabra, de naturaleza tajante y caracter implacable; mi personalidad me impide salir de mi roll y actuar fuera de el aunque sea por la persona de la cual me enamoré.

Escuché su respuesta y debo admitir que aunque su tono melancólico fue evidente a mis oídos, el ver su imagen y oir su voz aceleraron mi corazón, y provocaron en el´órgano la sensación de aquella puntiguada angustia atravesarlo de hito en hito.

Tomé un poco de aire, y le miré de forma serena, aunque en ese momento se llevaba dentro de mi una lucha campal por besarle y tomar la playa por escenario para nuestro reencuentro; sin embargo, me veo obligado a recordar que la razón de terminar fue justamente la pasión abrazadora...

No me toma demasiado tiempo desviar mis ojos de los suyos, y buscar algún pretexto para responder coherente a su melancolia; o buscar alguna palabra que me haga olvidar mis deseos; sin embargo, al sentirle cerca y sus dedos de nuevo sobre mi piel, que además se eriza, mis ojos se cierran y mis impulsos seden mecanicamente a los suyos mientras mis labios y lengua no tardan en reconocerle. Mi sangre baja hasta el vientre y una sensación de vértigo se apropia de mi. Por un momento siento que todo da vueltas, y que las manos que han ascendido hasta su pecho quieren deshacer el contacto; pero aun cuando mis dedos se aferran a la prenda sobre su curveado torso, no hacen el mayor esfuerzo por pedirle que se marche; sino muy por el contrario viajan mis yemas de forma traviesa por su vientre y le atren finalmente al colocarse en la pretina del pantalón, pegando su cuerpo al mio un poco mas, mientras suspiro, bebo, inhalo y exhalo todo lo que Ikki me regala con este contacto.

No puedo negarlo... Me tiene enamorado...

Una de mis manos sube hasta su menton y le acaricia la mejilla, mientras mis dientes se aferran a la carnosidad ahora hinchada de sus labios.

Al oirle hablar un gesto divertido se apropia de mi boca.

--Ese no es tu problema...-- Lamí sus labios.

No soy de muchas palabras y sé es obvio que él tampoco lo es, pero parece comunicarse mejor que yo.

--Me dijeron en la mansión que ya no vivías ahí... No sabía donde buscarte.
Volver arriba Ir abajo
Phoenix_ikki
Ikki de Fenix
Ikki de Fenix
avatar

Puntos : 207
Fecha de inscripción : 15/03/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Mar Jun 02, 2015 8:36 pm

Una sonrisa cínica se dibuja en sus labios a l oir aquella respuesta, aquella lengua traviesa le hace sentir toda esa oleada de sensaciones que nadie más ha podido crear en su cuerpo e incendiar su corazón, había prometido no amar a nadie más en su vida, pero este hombre a roto la coraza de su corazón y se ha metido en él sin misericordia. Siente la cercanía e instintivamente, sus brazos se enredan alrededor del dorado para atraparlo, puede sentir el calor de su cuerpo pegado al suyo, contesta casi sobre los labios del otro

─No encajo en aquel lugar, es demasiado pretencioso para mi gusto─

Sus labios bajan al cuello de Camus para aspirar profundamente su aroma, ese aroma varonil que lo vuelve loco

─Mi casa no está lejos de aquí, si es que quieres encontrarme con facilidad, creo que debería mostrártelo─
Volver arriba Ir abajo
Aria Holmes
Camus de Acuario
Camus de Acuario
avatar

Edad : 30
Localización : Siberia
Puntos : 567
Fecha de inscripción : 22/01/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Mar Jun 02, 2015 11:35 pm

Seria interesante conocer aquél sitio que el ave mítica que ha alegido por nido, pero sé que es peligroso, que la tentasión será demasiada y que volveremos a lo mismo...

A pesar de todo lo que mi cerebro replica, no puedo negarme a esto, a sentirlo, a deslizar mis dedos por su mejilla y mirarle directamente a los ojos, sentir sus labios, percibir su aliento, tocar su cosmo abrasivo con el mio frío.

--Tenemos eso en común...-- Declaro, alejándome un poco, pero sin soltarle completamente. --Tampoco encuentro mi sitio en el Santuario. No vayamos muy lejos, mi templo es circular, diferente...-- Siento como su nariz viaja por mi cuello, aspirando mi aroma, erizando nuevamente mi piel y obligándome a colocar la mano tras de su cabeza. Suspiré y sonreí suavemente. --Me gustaria verlo... Tal vez te visite en el futuro...-- No pude evitar acariciarlo y pensar, caer finalmente en la tentación en el deseo de ir a aquél lugar y retomar lo mismo.
Volver arriba Ir abajo
Phoenix_ikki
Ikki de Fenix
Ikki de Fenix
avatar

Puntos : 207
Fecha de inscripción : 15/03/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Miér Jun 03, 2015 6:40 am

Ikki se siente profundamente hechizado por la presencia del dorado, pero puede sentir la reticencia del mayor, ha dejado que su deseo tome el control de sus pensamientos, pero es capaz de entender que el otro puede tener sus propios conflictos sobre lo que ha pasado entre ellos, no es un hombre de muchas palabras pero sabe que es tiempo de discutir sobre lo que hay en su mente y su corazón.

Se separa lentamente de Camus y lo toma con firmeza de la mano, lo jala para llevarlo a un lugar cercano, un pequeño lugar en la playa alejado del tránsito y las miradas indiscretas; podría hacerle el amor ahí mismo de ser posible pero deben aclarar muchas cosas antes de poder seguir por ese camino.

Se sienta en la arena y espera que el otro lo imite, su mirada se queda viendo al horizonte mientras ve que el atardecer hace ver como si el mar estuviera en llamas. Ikki se mantiene en silencio por largo rato antes de hablar.

—Camus... ¿Por qué me buscabas?—

Vuelve a hacer una larga pausa antes de retomar sus pensamientos

—hace tiempo... Vi morir a la mujer que amaba, no pensé que alguien pudiera lograr que sintiera amor nuevamente, y por algo que no comprendo tu has sobrepasado todas mis defensas e incluso sobrepasado la creencia que dada mi constelación estaba destinado a ir solo por mi cuenta— su mirada busca los ojos del dorado y lanza sus palabras con el fin de comprender esta situación y de saber realmente a que se atiene — ¿qué esperas de mi, me buscaras cuando desees a alguien en la cama, soy el sustituto de alguien mas?— sus palabras no contiene cinismo ni ironía es simplemente una búsqueda clara y directa de saber, aleja su mirada de su compañero para volver al horizonte —no pretendo que te sientas comprometido por lo que te dije antes, no tengo problema en entregarte mi cuerpo para proporcionarte placer y satisfacción, pero así como espero saber que seré en tu vida, me parece justo hacerte saber que es lo que pienso—

Siente que ha dicho demasiado, pero si ha de convertirse en el juguete sexual del señor de los hielos, es justo que sepa que para él no es un simple acostón y que aunque lo guarde para si mismo a partir de ese momento.
Volver arriba Ir abajo
Aria Holmes
Camus de Acuario
Camus de Acuario
avatar

Edad : 30
Localización : Siberia
Puntos : 567
Fecha de inscripción : 22/01/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Sáb Jun 06, 2015 6:18 am

Su agarre me sorprende porque no era algo que esperaba, no al menos el cambio de la atmósfera y de actitud que logré sentir en ese contacto; y fue como haber despertado de un profundo letargo, porque hasta ese instante no había notado lo poco privado que era aquél lugar, y las miradas que se sernían sobre nosotros, algunas confundidas, otras curiosas, pero las peores eran aquellas que juzgaban a un hombre de mi edad y complexión, besando a uno mas joven.

Ikki había crecido en aquellos seis meses. Tal vez no rebasaba la estatura con la que yo lo conocí, pero pude notar que tras el tiempo de paz, sus huesos habían decidido retomar la labor de estirarse con normalidad; aunque los japoneses sé no son demasiado altos, no me molesta que tan largo o corto sea su cuerpo, sino lo joven que es.

Quizá me estoy traumatizando demasiado con algo tan insignificante; eso o deberia esperar cuatro años y medio a que él termine de crecer.

A pesar de haber podido evitar que me soltara y que no controlara los movimientos de mi cuerpo, lo dejé hacer, lo dejé guiarme lejos de todo a un lugar más tranquilo y apartado sobre la arena; quedándome parado, observando como tomaba asiento sobre ella, de cara hacia el ocaso.

Yo ni siquiera había notado como Apolo era tragado y extinto por el propio Poseidón, dejando aquél atardecer frente a nosotros.

Aguardé un poco, de pie junto a Ikki, sintiendo aquél cosquilleo en la palma de mi mano.

—Camus... ¿Por qué me buscabas?—

No tenía una respuesta clara a esa pregunta, y tal vez ella tardaria mucho en llegar aunque tuviera una en la punta de la lengua. Para mi suerte, Ikki no se quedó en silencio, y prosiguió, permitiéndome tomar asiento a un lado suyo sin importar llenar mi pantalón de arena.

Mi cuello se volteó en su dirección y les permitió a mis ojos observarle mientras pronunciaba los pensamientos que también forma parte de un cómulo de sentimientos atorados en su corazón. La distancia definitivamente había hecho un cambio en él y eso me hacia feliz. A diferencia del Ikki brusco, salvaje y "torpe" de nuestra primera vez, aquél era un hombre muy diferente, mucho mas interesante todavía.

Comprendí sus palabras y lamenté gravemente que él pensara eso de sí mismo y de mis intensiones; ya que ese era el resultado de mi cobardia y propia torpeza.

Cuando él terminó de hablar, supe que era mi turno. Viré hacia el mar y cerré los ojos mientras la canción de fondo intentaba relajarme. Sabia que mi corazón latia diferente y que eso sólo había podido provocarlo Ikki de un tiempo para acá. Me sentía angustiado antes de encontrarlo, y ahora repetía el proceso de suspirar y sonreir delicada y distraídamente.

Tomé un poco de aire.

—No es una vasija lo que me interesa.— Respondo de forma seria, mirando la infinidad del óceano frente a ambos mientras una de mis piernas se coloca encima de la otra. —Yo no soy el tipo de persona que repita una acción dos veces, y eso se aplica en mis relaciones sexuales.— Hice una pausa, tomando un poco de arena con mis dedos. —Antes de ti, si bien mis encuentros sexuales no eran frecuentes, no los volvía a repetir con la misma persona dos veces. Yo siempre jugaba las cartas sobre la mesa y declaraba que más de aquellas horas en la cama no podía ofrecer otra cosa, porque al igual que tú, también amé a alguien y no podía entregar algo que ni siquiera tenía... Mi corazón estaba preso y tú lo liberaste, pero no fue sólo eso... Lo tomaste...— Es dificil hablar de algo que nunca he pronunciado en voz alta, y eso me lleva a sentirme incómodo e inseguro; tanto, que no tardo demasiado en buscar la mano de Ikki para no acobardarme. —Lo que trato de decir es que te extrañaba... Pero no el hecho de necesitar quien me penetrara, sino el hecho de que ansiaba tu compañía más que cualquier otra cosa... ¿Sabes lo dificil que es para otros interrumpir mi hora de lectura? Y cuando menos me daba cuenta no podia avanzar de la pagina perdido en mil pensamientos estupidos sobre ti con alguien mas, o preocupaciones sin sentido creyendo que no estarias bien... No he logrado terminar un libro en seis meses... ¡¡Seis meses!!... — Me di cuenta que habia elevado el tono de mi voz, asi que tomé aire para relajarme. —El punto es que no quiero una vasija, sino una copa donde vertirme y que ella me llene a su vez... Necesito amor, quiero dar amor, pero necesito de ti para eso... Eso es lo que quiero.
Volver arriba Ir abajo
Phoenix_ikki
Ikki de Fenix
Ikki de Fenix
avatar

Puntos : 207
Fecha de inscripción : 15/03/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Dom Jun 07, 2015 3:10 am

Escucha con atención cada una de las palabras que son pronunciadas por el mayor, por momentos se siente  algo ansioso por lo que narra, es hasta que aquella mano se aferra a la suya que su corazón se siente un poco más tranquilo.

No he logrado terminar un libro en seis meses... ¡¡Seis meses!!...

El fénix busca la expresión de Camus al oír esas palabra y le dedica una sincera sonrisa al imaginar la frustración del dorado, y entonces oye el final de aquellas palabras, su respiración se altera un poco, su expresión se torna seria y baja la vista a la arena, le toma un momento hablar, pero en ningún momento suelta la mano de su acompañante, al contrario la estrecha un poco mas fuerte al empezar a hablar

—quiero.... Quiero darte el amor que has hecho nacer en mi, también quiero sentirme amado...—

Se siente inquieto confesando sus sentimientos, pero quiere a este hombre y no quiere perderlo pues sabe que las cosas pueden cambiar de un momento a otro y cada segundo es importante.  Jala suavemente la mano de Camus para colocarla sobre su pecho, quiere que él sienta sus latidos mientras termina de hablar, vuelve a perder su mirada en la inmensidad del mar que poco a poco va cambiando de aquel intenso naranja a unas tonalidades mas oscuras, dejando que algunas estrellas empiecen a aparecer

— quiero intentarlo...— una pausa de nuevo, no sabe como expresar sus temores y al mismo tiempo que yo haga que el otro se aleje —estoy... "asustado" inquieto, soy el fénix, resurgiré de las cenizas una y otra vez, resurgiré incluso desde lo mas profundo del infierno...—
Se gira a verlo nuevamente, la forma en que la luz ilumina el rostro de Camus mientras desaparece en el horizonte lo hace perder momentáneamente la concentración — lo que quiero decir es que, aun no se que es lo que eso significa, aun no comprendo como mi armadura controlar mi vida — su corazón se acelera, no sabe como expresar esos profundos temores que nunca antes había permitido salir, quiere tan desesperadamente estar con este hombre que se ha abierto a él como nunca antes

—yo....— pero las palabras no pueden formularse correctamente, es demasiado abrumador ese sentimientos, esas emociones y aunque haya madurado por su entrenamiento, es aun demasiado joven para poder lidiar con todos esos pensamientos y sentimientos juntos. Su mano libre se levanta para ir con su compañera y acoger la mano de Camus entre ellas y guiarla hacia sus labios, Ikki aspira el aroma  de aquel hombre intentando desesperadamente, encontrar la manera de expresar todo lo que siente.
Volver arriba Ir abajo
Aria Holmes
Camus de Acuario
Camus de Acuario
avatar

Edad : 30
Localización : Siberia
Puntos : 567
Fecha de inscripción : 22/01/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Mar Jun 09, 2015 12:06 am

Creí que no terminar un libro en lo que normalmente seria mi tiempo estimado era el mayor sentimiento de frustración que podía percibir en mi interior; sin embargo, al expresar mi estado enamorado y las cosas que deseaba a futuro con esta persona, me di cuenta que aquél hueco en mi corazón podía hacerse mayor. Tomar su mano en busca de apoyo aminoró la sensación, aunque no la apagó.

No quiero crear un mal entendido entre nosotros, ni herirlo o salir lastimado yo. Enamorarse es dejar que la otra persona tenga la formula para destruirte o enaltecerte, y tal vez eso es a lo que mas le temo. No quiero que Ikki sea mi debilidad; aunque ya lo es de cierta forma.

Nos quedamos en silencio y mi vista se desplaza de su rotro hacia la infinidad del amr, donde el sol se ha terminado por ahogar y dejar que Artemisa con su resplandeciente belleza ilumine el lugar.

Siento un vacio en el estómago; seguido de un nudo en la garganta; y por primera vez desearia tener la telequinesis de Mu y no el aire frío como poder.

Finalmente él aprieta mi mano y hace que mis pupilas le busquen con interes. La luz de la luna hace que su rostro parezca fantasmal, y extrañamente hermoso... Ikki nunca se me habia hecho atractivo, al menos yo no soy el tipo de persona que juzgue a alguien en apariencia sino por aquello que siente y piensa, y en este momento siento un infinito deseo por tumbarlo en la arena y comerme sus labios.

Mis pensamientos inapropiados en este momento se interrumpen cuando él habla, y las palabras que pronuncia elevan los latidos de mi corazón hasta hacerme desear que no siga, porque no quiero que él los escuche; no así. Me da verguenza que mi órgano cardiaco me traicione así.

Trago saliva con dificultad; emocionado, perdido, sentenciado a ya no tener dominio de mis propias reacciones.

Toco su pecho fundido con el calor de su mano, y un vuelco en mi estómago me hace temblar cuando lo siento y descubro que mi corazón intenta imitar el suyo; y no sólo eso, comunicarse con sus propios latidos.

Sus palabras me hacen feliz y no dudo en demostrarlo con una sonrisa sincera que no es habitual mostrar a los demás; sin embargo, el gesto disminuye cuando veo que sus palabras adquieren otro tono... Tono que me preocupa y contagia porque noto que le afecta hablar de eso; y de hecho, es algo que no puedo negar desconocer.

Conozco la leyenda, que más que eso, sé es un hecho palpable.

Suspiro suavemente y aprieto la mano que me ha dejado sentir su órgano cardiaco. La desplazo con renuencia sobre su pecho mientras me acerco para darle un beso en la mejilla; mis rodillas tocan la arena y me permiten moverme sobre ella para dejarme hacer algo que tenia ganas hace tiempo con Ikki.

Me coloqué de piernas abiertas tras él, de modo que mi pecho cubrió su espalda y mis manos rodearon su cintura por arriba del ombligo, entrelazándose. Mi barbilla se apoyó sobre su hombro y uni nuestros cuerpos con aquél protector abrazo... Fue lo único que se me ocurrió para intentar aminorar esa molestia en su corazón.

No sabía si él queria hablar de eso, pero sólo queria transmitirle que lo entendia, y que no necesitaba mas palabras; que yo era feliz con ese pequeño rayo de luz que él había lanzado contra mi y que sentía un borboteo de calor en mi corazón.

—Te quiero Ikki... Te quiero conmigo. No importa cuanto, no importa como... Sólo te quiero así... Como quieras. Quédate así.
Volver arriba Ir abajo
Phoenix_ikki
Ikki de Fenix
Ikki de Fenix
avatar

Puntos : 207
Fecha de inscripción : 15/03/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Mar Jun 09, 2015 1:47 am

Aquellos labios en su mejilla disipan parte de sus temores, un toque tan pequeño ha tenido un efecto tan grande en su persona, algo que no creyó que pudiera ser posible. Este sentimiento lo distrajo lo suficiente para no notar de inmediato los movimientos de Camus, no fue consciente del roce de aquellos muslos con los suyos hasta que las manos del mayor se unen sobre su vientre.

Todo su cuerpo se tensa ante esa acción, su sistema de defensa ase activa y cada uno de sus músculos esta tenso y listo para reaccionar y alejarse de ese acto tan protector, el no necesita protección, el es un caballero, su deber y destino es pelear para proteger a los que ama.

Pero oye aquellas palabras y su cuerpo en un principio se paraliza, aunque aún se encuentra tenso, tanto que empiezan a dolerle por la fuerza que ejerce sobre si mismo. Pero aquellas palabras entran profundamente en su mente y atacan su corazón haciéndole dar un vuelco, no sabe que decir, nunca a estado en una situación similar, quiere tomar el control para defenderse de sus propios sentimientos; resistiendo a sus impulsos naturales comprende el alcance de esas palabras y desea mas que nada poder sumirse en la alegría que su corazón está disfrutando en contra de todo lo que pudo haber imaginado antes.

Un largo suspiro saca todo el aire de sus pulmones y mientras deja su interior, sus músculos se relajan, en su pecho, sus latidos se vuelven mas y mas rápidos. Sus manos se posan temblorosas sobre las del hombre que ha empezado a amar y sabe que lo siguiente que debe hacer es un salto de fé. Aun cuando Camus expresó su deseo de estar con él, el destino es cruel y puede arrebatarle todo de nuevo, pero por sentir esta felicidad que ahora embarga todo su ser, está dispuesto a arriesgarlo todo.

En las pocas relaciones que ha tenido, siempre a tomado lo que ha querido, es quien a decidido como y nunca a cedido nada de si mismo, solo comparte una leve sombra de si. Pero esta vez, al sentir al hombre que lo acompaña acogerlo de esa manera, y expresarle lo que siente por él, y sus propios sentimientos se convergen en este momento y ha decidido que vale la pena el riesgo.

Su cuerpo se relaja por completo entre los brazos del dorado, sus manos se aferran a las de su amante; se gira a verlo, la luz de la luna cae e ilumina su rostro, Ikki se siente completamente embelesado por esa apariencia y hace más fácil lo que hace a continuación.

Se estira unpoco hasta poder llegar a labios de Camus y sella su promesa de amor con un beso en lugar de palabras, en el cual entrega su mensaje de mejor manera que diciendo palabras que le cuesta trabajo decir. Se pega mas al cuerpo del mayor, sintiendo aquel amplio pecho sobre su espalda, reduciendo toda la distancia posible; sus labios se abren levemente en una invitación, se entrega en cuerpo y alma al hombre que lo tiene en sus brazos, se estremece al sentirse tan vulnerable y a merced de otro pero se siente agradable sentirse protegido por primera vez en su vida.
Volver arriba Ir abajo
Aria Holmes
Camus de Acuario
Camus de Acuario
avatar

Edad : 30
Localización : Siberia
Puntos : 567
Fecha de inscripción : 22/01/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Mar Jun 09, 2015 11:51 am

Ante todo, quería decirle que comprendía y aceptaba aquella fuerza interior y abrazadora que la mítica ave poseía, sin embargo, como persona en crecimiento adquiriendo madurez al paso del tiempo, Ikki debía entender que a veces era necesario solicitar ayuda, y permitir que otros compartieran el peso del mundo.

Senti la tensión que se forjó en los musculos de su cuerpo, y que era palpable mediante los poros de mi piel; pensé en calmarle con mi cosmos, pero aquello lo habria hecho sentirse atacado y habría borrado aquella bruma calida entre los dos; después consideré alejarme y brindarle su espacio, porque defitivamente esta muestra era demasiado personal, y aunque yo no tenía complejo en ser lo que en japon se denominaba por "uke", sabía que para muchos de mis compañeros era un tabú muy fuerte en sus vidas.

Esperé un poco, y finalmente la respuesta de Ikki llegó, dejándome envolverle completamente con mis brazos cuando él se relajó, y dejó que la tensión saliera de su sistema con una exhalación, y reduciendo el breve espacio que había entre mi intimidad y su trasero. Senti una descarga electrica que me obligó a profundizar el contacto y aspirar el olor varonil de su cuerpo.

Luego sus ojos... Aquella mirada que era un implacable castigo para sus enemigos, era cálida y nítida para mi, y distaba mucho de esa ferocidad con la que fui atacado en nuestro primer encuentro en la mansión, pues ahora poseían una calidez que me atraía y embriagaba y que apostaba ya era adictible para mi.

Buscó mis labios y correspondi su contacto dejandome envolver por todo lo que estaba sintiendo y aceleraba los latidos de mi corazón. Mis manos tomaron y apretaron las suyas suavemente y se fueron desplazando por su torso mientras aceptaba aquella vulnerabilidad que Ikki acababa de colocar en mis manos, y que me dejaba profanar su cavidad con mi lengua mientras una de mis manos se colocaba sobre su mejillaba y le rogaba no alejarse, demandando el cosquilleo que viajaba por mi vientre.

Mi cuerpo le había extrañado, y debido a eso mi sangre se sentia en un punto de ebullición donde no cualquiera podría decirse digno de llevar. Era como tener nuevamente nuestra primera vez y recorrer aquellos rinconces de su cuerpo hasta ahora desconocidos... Aunque los conocía casi todos.

Hundi mi lengua en su boca y perdí las yemas de mis dedos zurdos por su torax, bajando por el vientre y filtrandose distraídamente por debajo de la prenda superior invitando a la vez, a que su papila se moviera al ritmo que la mia invitaba.

Me preguntaba si la arena era un sitio plácido para acariciarle, o si era correcto perdernos juntos ahora... Tal vez debiamos ir a caminar o hacer algo más, pero cuanto mas trataba de detenerme, mayores ganas tenia de hacer el amor ahí con él.
Volver arriba Ir abajo
Phoenix_ikki
Ikki de Fenix
Ikki de Fenix
avatar

Puntos : 207
Fecha de inscripción : 15/03/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Mar Jun 09, 2015 2:34 pm

Ikki se siente tan extraño al bajar completamente su guardia, ha perdido por completo contacto con su entorno y solo existe el hombre a su lado, su corazón palpita aceleradamente mientras permite que Camus explore su boca, su lengua se mueve insegura para acompañar a su homologa en ese baile sensual-

El fénix se mueve lentamente inclinándose sobre aquel musculoso pecho para poder profundizar aquel beso, sus manos permanecen irrealmente pasivas, sintiendo los fuertes brazos que lo acogen, la calidez del cuerpo que está  contra él es una sensación difícil de explicar para él, cuantas veces en sueños se pregunto que se sentiría estar así, y ninguna de esas veces se acerco a los sentimientos tan profundos que esta experimentado ahora-

Al moverse siente la virilidad del mayor contra su trasero, su primera reacción es encorvarse un poco, nunca antes ha estado en esa posición con otro hombre, esa cercanía es extraña para él y su cuerpo, segundos después se mueve lentamente apoyándose completamente contra aquel cuerpo musculoso, sus labios se abren dejando escapar un leve quejido sobre los labios del señor de los hielos, una respuesta que no creyó capaz de dar al presionar sus glúteos contra la virilidad del otro hombre que se siente cálida aun a través de la tela.

Sus labios se separan y sus ojos, hasta ese momentos cerrados, vuelven a enfocar a Camus. su pecho se siente explotar de una felicidad que nunca a conocido, pero está inquieto por las cosas desconocidas a las que se está enfrentando en esos momentos, su diestra se eleva para acariciar el rostro de su compañero para luego afianzarse de su nuca y buscando nuevamente esos labios-

La noche los envuelve y la brisa calida del mar golpea sus cuerpos en un abrazo que es opacado por el de esos dos cuerpos unidos, Ikki ha cedido el control de su propio cuerpo así que no está seguro que hacer, aunque de lo que está seguro es que lo que está haciendo es lo que quiere hacer, lo que desea hacer, compartir con este hombre su alma, su corazón, su vida y su cuerpo. 

De sus labios escapa una voz ronca y sensual clamando su nombre ─Camus─
Volver arriba Ir abajo
Aria Holmes
Camus de Acuario
Camus de Acuario
avatar

Edad : 30
Localización : Siberia
Puntos : 567
Fecha de inscripción : 22/01/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Mar Jun 09, 2015 5:26 pm

Al mismo tiempo que nuestras papilas mezclaban el sabor de la boca con la saiva, en un juego que no conocía límites, sentí el peso de Ikki vertirse sobre mi. Coloqué la palma de una de mis manos hacia atrás y lentamente recosté la espalda sobre aquellas partículas rocosas.

Suspiré entrecortadamente al sentirlo sobre mi, al sentir aquella parte tan privada contra una zona delicada y sensible de mi cuerpo. No controlé que mi mano zurda acariciara con mayor presición la zona morena sobre su vientre, ni que la derecha acariciara su cuello mientras mi mejillla se frotaba contra sus labios, y los mios soltaban un segundo suspiro entrecortado.

Moví la mano del vientre hacia la parte baja, presionando suavemente su cadera para que sintiera con mayor facilidad el pequeño bulto endurecido que él había forjado, y que sólo era producto de nuestros besos compartidos; sin embargo, algo en mi cabeza me hizo reaccionar.

Aquello era nuevo para mí de alguna forma que incluso, apostaba, lo era también para él. Siempre tomo, nunca soy el que da, porque es mas cómodo, porque es mas facil para mi deslindarme; aunque en esta ocasión no es algo que quiera hacer. Huir no es una opción que desee tomar.

Con Ikki es más fácil por su edad recibir, y no ser quien da.

Mi nombre pronunciado de aquella forma eriza los vellos de mis brazos, y me hace desearle mucho más que antes; tomando esta vez su cadera con mis dos manos y presionando de ella mientras me deslizo en la arena para rozar mi cuerpo contra sus gluteos; buscando al mismo tiempo su cuello y nuca para besarle y desplazar mi lengua por ella.

—Será mejor que te defiendas... o terminaras siendo mi presa— Es mi último intento por detener esto, o al menos aplazarlo, con un tono de voz que ni siquiera puedo reconocer y que está lleno totalmente por el deseo que siento por él.
Volver arriba Ir abajo
Phoenix_ikki
Ikki de Fenix
Ikki de Fenix
avatar

Puntos : 207
Fecha de inscripción : 15/03/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Mar Jun 09, 2015 9:29 pm

Sus manos van hasta aquellas que lo torturan con caricias, en un intento fallido de defenderse al oír aquellas amenazas, araña la piel del mayor, pero no lo hace con suficiente convicción como para causar daño.

Su cuerpo esta. Experimentando tantas cosas. La presión contra la parte baja de su espalda, el bulto que pudo sentir como se endurecía contra esa parte inexplorada de su cuerpo, el deseo que siente que crece en su interior, pensó que nunca permitiría que otro hombre llegara tan lejos, y aquellas palabras en labios del dorado provocan una reacción inesperada.

—no...soy una presa—

Sus mejillas se tiñen de un leve color que trata a toda costa de ocultar de su acompañante, y sin embargo sus caderas se mueven con vida propia frotándose contra el bulto en los pantalones de Camus.

Abre sus ojos al cielo, observa el cielo estrellado, la noche es hermosa como nunca había visto antes, y comprende que entregarse por completo es algo que cambiara por completo algo en su interior, gira su mirada a su amante y el fuego del fénix se ve reflejado en sus orbes, su voz en firme con un tono cargado de sensualidad, pero también se puede sentir el peligro en ella

—caza al fénix, reclama a la bestia para ti porque ningún otro hombre podrá reclamarla jamás —
Volver arriba Ir abajo
Aria Holmes
Camus de Acuario
Camus de Acuario
avatar

Edad : 30
Localización : Siberia
Puntos : 567
Fecha de inscripción : 22/01/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Miér Jun 10, 2015 9:05 am

La agresiva caricia sobre mi piel me hace experimentar una sensación electrizante, que me obliga a jadear sobre la piel que he estado besando. Mis brazos aunque no han sido marcados por sus uñas se sienten diferentes, y la cubierta suave de celulas que proteje mi carne, se siente ansiosa por experimentar más de este contacto. Quisiera que Ikki se aferrara de esta forma a mi espalda y que la marcara con sus uñas, con el fuego de nuestra pasión.

Su primer respuesta me provoca sonreír, pero sus movimientos sobre aquella sensibilidad de mi cuerpo me obligan a hacer la cabeza hacia atrás y a lanzar un sonido de escocimiento con la lengua tras mis dientes. Mi boca se abra y toma la oreja de Ikki con un pequeño mordisco, en tanto mi mano vuelve a filtrarse por la prenda, esta vez con el nítido deseo de desprenderlo de ella; sin embargo, noto que él se queda brevemente ensimismado y eso me detiene. Resbalo un poco mi cabeza de modo que pueda ver su perfil, y es entonces que sus ojos y los míos logran encontrarse otra vez, y lo que veo en ellos me produce una sacudida en el estómago.

Trago saliva con dificultad pues me siento intimidado. Sus palabras, sus movimientos, y ahora esa profunda entrega me hacen abrazarlo contra mi cuerpo mientras hundo la cara en el espacio de la barbilla y el hombro.

Un suspiro enamorado escapa de mis labios, y aunque aún siento mi respiración tenuemente acelerada y los latidos de mi corazón ansiosos, me veo forzado a tomar un poco de calma.

Claro que lo deseo, y que quiero tomarlo para mí, al mismo tiempo que deseo entregarme a él como nunca me he entregado a nadie, pero tengo un temor arraigado en mi cabeza que necesito hacerle saber antes de continuar.

Mi manos se han enredado nuevamente sobre su vientre, así que las deslizo sobre su piel mientras empujo suavamente a Ikki para que sea él quien quede de espaldas a la arena y yo recostado a un lado, en el mismo sitio donde él me tendió.

Mi codo me ayuda a elevar la parte superior del cuerpo, mientras mis dedos juegan sobre el vientre moreno del fénix.

—Hay muchas cosas que me gustaria hacer contigo... Y definitivamente esta es una de ellas. Durante el tiempo que no estuvimos juntos pensé que si nos volvíamos a ver, definitivamente "pelearia" contigo para ver quien tenía el control esta vez...— Me inclino sobre él y le beso suavemente en los labios. —... Pero, si puedo serte honesto, me da miedo convivir contigo y darnos cuenta que la única cosa que podemos hacer juntos es tener sexo... No quiero que nuestra vida sea solamente eso, por eso nos distanciamos la primera vez... ¿Me entiendes?— No tengo idea de cómo luce un hombre maduro como yo hablando de estas cosas...
Volver arriba Ir abajo
Phoenix_ikki
Ikki de Fenix
Ikki de Fenix
avatar

Puntos : 207
Fecha de inscripción : 15/03/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Miér Jun 10, 2015 10:25 am

Al fenix le toma por sorpresa las acciones del otro, por un  momento sopesa la posibilidad de que este hombre no desee establecer un compromiso tan profundo, pues al dejarse poseer por otro, implica para él que el dorado será el único ser que pueda poseerle de esa manera, pero al escuchar sus palabras entiende la perspectiva del mayor,

Se mueve a un lado para hacer que Camus se quede boca arriba, toma las manos del mayor para aprisionarlas al lado de su cabeza, el mas joven se coloca a horcajadas sobre la cadera de su compañero, dejando que su peso caiga completo, haciendo que pueda sentirse con intensidad cada toque, su rostro queda a pocos centímetros del otro y su mirada es clara y honesta

─No puedo saber sobre lo que te preocupa, era joven cuando quede a cargo de Shun, pase mucho tiempo protegiéndolo antes de llegar al orfanato, después la vida en aquella Isla fue extraña, he vivido de manera solitaria porque no se como convivir con los demás, se que conoces el entrenamiento que llevé, así que no tengo que explicarte el porque─

lo mira profundamente unos minutos antes de soltarlo y enderezar su espalda para quedar completamente sentado sobre el cuerpo del otro, dejando que sus manos caigan tranquilas sobre sus muslos, vuelve su vista al cielo

─He fallado en proteger a la que amaba, no fui lo suficientemente fuerte para evitar que muriera, y entonces te encontré, y me enamoré de ti, tu no necesitas de mi protección, eres más fuerte que yo, no te perderé por no poder protegerte, y aún así temo no ser suficiente, pero quiero estar contigo─ su mirada regresa al rostro de Camus para verlo a los ojos ─No se si sea buena compañía, no se si pueda acostumbrarme a estar a tu lado, no se si mi carácter terminará por cansarte, pero quiero intentarlo, no es solo sexo, es sólo que no se que más hacer, he estado mucho tiempo solo, y no tenía que convivir con nadie, es algo complicado para mi ─

deja escapar un largo suspiro, ha hablado más de lo que hubiera esperado y eso de alguna manera es agotador para su persona, pero permanece pasivo en su lugar, esperando la respuesta de su amante, cierra los ojos dejando que la brisa del mar golpee su cara y se prepara para cualquiera que sea la respuesta que el mayor tenga para él
Volver arriba Ir abajo
Aria Holmes
Camus de Acuario
Camus de Acuario
avatar

Edad : 30
Localización : Siberia
Puntos : 567
Fecha de inscripción : 22/01/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Miér Jun 10, 2015 10:49 pm

Nuevamente quedo de cara hacia la luna, siendo Ikki quien eclipsa aquella pálida y resplandeciente luz con su figura cuando se coloca encima de mí. Mis manos quedan prensadas por las suyas por arriba de mi cabeza, y me hace experimentar un vuelvo delicioso en el vientre.

Amo sentir el fuego abrazador de Ikki, y aún más que sea él quien me tome a la fuerza. Es una pequeña perversión que solamente ha salido a la luz con él; él es autor intelectual de este crimen, y no puedo sino suspirar mientras le siento y le oigo.

Tener su rostro tan cerca habrí sido motivo para obligarme a forcejear y tomar sus labios con lujuria si el tema que refiere Ikki no fuese tan personal y triste; obligándome a quedar en la posición que él me ha dejado, con la curiosidad innata de saber más de aquellas experiencias que lo han forjado en lo que hoy es. No me molesta su caracter, nunca ha sido un obstáculo para que estemos juntos. No lo fue la primera vez y no lo es ahora; dudo que a futuro lo sea.

Mis manos se quedan donde las cadenas de sus dedos las tenían, tocando la arena por encima de mi cabeza; mientras mis ojos y oídos se quedan totalmente prendadas a cada uno de los aportes que Ikki hace a nuestro momento.

Él está abriéndose conmigo desde el principio, y yo sólo le he venido dando vueltas a la situación solamente porque me gusta demasiado. Incluso los roces que ha ocasionado sin notar contra mi virilidad aún despierta, son ignorados por mi cerebro.

Su vida ha sido dificil. Todos hemos llevado un largo penar para convertirnos en lo que somos, pero creo que entre las historias mas tristes y solitarias estan las nuestras; aunque yo no me voy a poner en el papel de victima, y dudo que Ikki lo haga algún día.

Cuando el sonido del mar acariciando la costa rompe el silencio tras la voz de mi fénix, mi brazo derecho baja a un costado de mi cadera, e impulsando su peso en el codo, me permito sentarme para quedar de cara a él y tocar su mejilla con mis dedos.

—Nuestra vida no ha sido tan diferente, aunque jamás me atreveria a comparar a tu maestro, que obviamente fue un bastardo, con el mío. Mi maestro me esculpió con actos en lo que me convertí hoy día, tanto así, que en el Santuario soy conocido como maestro de maestros... Sin embargo, no entendiste mi punto, fénix....— Mis ojos se cierran y mi nariz roza suavemente la suya con la intensión y deseos de que sean sus labios los que toquen los mios y rompan esta efimera distancia. —Quise decir que busco tener una afinidad contigo y conocernos un poco mejor... Saber qué te gusta hacer, qué te disgusta, caminar juntos de la mano o esperar un rincón poco transitado donde podamos hacer. Quiero cocinar para tí y quiero invitarte a cenar; quiero poder hacer el amor contigo en este lugar, dentro del mar y en la cama más costosa de cualquiera de esos hotoles; beber vino, vodka, tomar chocolate sobre tu vientre (y eso que yo odio las cosas dulces)... Quiero hacer tantas cosas...— Mi mano baja desde su mejilla con una caricia provocativa por la prenda que cubre su torso torneado, bajando hasta el vientre nuevamente donde la otra mano me ayuda a deslizarla con calma por arriba de su piel hasta retirarla completamente de su cuerpo.

Mis ojos se abren y le observan con una sonrisa que expresa lo deseoso que estoy por compartir eso y todo lo demás con él; y ahora que la parte superior de su torso está expuesta, no dudo en abrazarle nuevamente contra mi cuerpo, aún sentado sobre la arena y llevar mis labios por su cuello y hombros.

_________________
~Si on n'aime pas trop, on n'aime pas assez...~
Volver arriba Ir abajo
Phoenix_ikki
Ikki de Fenix
Ikki de Fenix
avatar

Puntos : 207
Fecha de inscripción : 15/03/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Jue Jun 11, 2015 1:44 am

Le deja hacer, puede sentir la brisa del mar sobre la piel desnuda de su torso, levanta sus manos para tomar el rostro del mayor y besar con ternura sus labios, que luego acaricia con sus pulgares.

—Enséñame, se mi maestro, no te puedo decir si podré con todo eso porque lo desconozco, fui entrenado para ser una maquina de lucha, querían convertirme en una maquina despiadada para matar, lo poco que se lo aprendi de una chica que estaba tan perdida como yo, la comida solo es algo para no morir, las camas son inecesarias, caminas de un lado a otro solo para llegar a tu objetivo, no se hacer todas esas cosas, ni siquiera puedo decirte que me gusta o no porque mi experiencia es muy limitada, tal vez me guste el chocolate o tal vez lo odie, pero quiero que me enseñes, quiero saber que se siente despertar a tu lado y saber sobre todas esas cosas que quieres hacer—

Sus manos bajan hasta la cintura de Camus para tomar la tela que cubre su torso e imitando las acciones anteriores lo despoja de aquella prenda, sus pechos se rozan suavemente, un largo suspiro sale de la garganta del de bronce.

—enséñame sobre el mundo Camus—

Una extraña sensación aparece en su cuerpo, la hombría endurecida del mayor presiona contra sus glúteos, Ikki sonríe

—muéstrame el mundo, y enséñame de esos placeres que desconozco—

Se apodera de los labios de Camus en un beso profundo y pausado, recobrando parte del control que ha cedido, el fuego del fénix se hace presente, si este hombre de verdad lo quiere tendrá que esforzarse un poco, aunque el más joven no pretende hacerlo fácil

—quiero probar tu comida— lo dice sensualmente al tiempo que lo muerde en el cuello, se frota contra el bulto bajo sus glúteos, toma las muñecas del dorado para restringirlo de nuevo, aprisionando sus brazos en la espalda, lo que provoca que sus pechos se peguen aun mas — y después comerte a ti— lame sus labios seductoramente, su cadera se mueve hacia adelante pegando su hombría erecta contra el vientre del mayor, un suave vaivén se da con el único propósito de estimular el miembro de su amante, y al mismo tiempo estimular el suyo

— ¿me abrazaras para dormir?— Ikki se inclina para ir al pecho de Camus y lamer muy pausadamente uno de sus pezones —debe ser agradable y quiero experimentarlo contigo—



Volver arriba Ir abajo
Aria Holmes
Camus de Acuario
Camus de Acuario
avatar

Edad : 30
Localización : Siberia
Puntos : 567
Fecha de inscripción : 22/01/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Jue Jun 11, 2015 10:09 am

Correspondo el beso suave y dulce que la mítica ave me obsequia, con uno similar; el contacto es muy ajeno a todo lo que Ikki significa, pero es mucho más especial porque sé que va dedicado a mi persona con amor.

No sé cómo explicarle a Ikki que esas cosas que quiero hacer con él tampoco las he vivido. Las conozco por libros, por experiencias escuchadas en labios de otras personas, pero saberlas en carne propia, no sé cómo llevarlas a cabo.

Sin embargo, a pesar de eso, pienso "Podemos conocerlas juntos". Sería como perdernos los dos en un frondoso bosque y descubrir todos los peligros y secretos que nos aguardan dentro.

Los roces de su cuerpo, y del mio medianamente desnudo me llevan a morder sutilmente mi labio, y a acariciar con mis dedos su espalda suave y varonil que me incita a besarla. Mis labios besan los suyos apenas, sin interrumpir su charla. Francamente no creí que Ikki tuviese la capacidad de hablar tanto, pero supongo que es un poco natural; a mi suele sucederme lo mismo.

Sus acciones alteran mi pulso, y provocan que un suspiro entrecortado escape de mis labios; logrando lo que Ikki desea al estomularme lo suficiente como para no dar marcha atrás a todo lo que quiero hacerle, pues sentir sus gluteos provocativamente contra mi virilidad despierta aumenta las ganas de retirarlo y poder entrar en ella.

Muevo mi torso, de tal forma que mis pezones se rozan con los suyos, mientras le hago espacio en el cuello para que me bese, para que tome cuanto guste, sin perder ninguna de sus palabras. Siento sus caricias en mi pecho, y no puedo hacer mas que jadear despacio al sentirlo, pues mi cuerpo siempre reacciona ante sus atención. Mi piel está erizada, y mi pulso ansioso por dispararse, y drenarse en el cosquilleo de mi vientre.

—Ikki....— Su nombre escapa apasionado de mi boca, y aunque mis manos estan apresadas por sus dedos, mi torso se mueve de modo que le pide un poco más de aquél contacto y mi parte baja se frota contra sus fluteos con pequeñas embestidas para estimularlo también. —Por supuesto que te abrazaria... Te pegaria así contra mi cuerpo...

Sus roces queman mi piel, y esto provoca que mi cosmos helado fluya debilmente por mis poros.

Retraigo mis piernas, poniéndome de rodillas sobre la arena, y usando mi fuerza logro empujar mi peso sobre aquél ha estado siempre dominando nuestro acto sensual. Mi cuerpo queda en medio de sus piernas, y su peso se deja vencer sobre aquél pecho terso y firme, rozándose, restregándose en él. Mis labios buscan los de Ikki y dejan que aquella pasión fría y abrazadora que me comienza a fundir mis entrañas se libere con un beso demandante.

_________________
~Si on n'aime pas trop, on n'aime pas assez...~
Volver arriba Ir abajo
Phoenix_ikki
Ikki de Fenix
Ikki de Fenix
avatar

Puntos : 207
Fecha de inscripción : 15/03/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Jue Jun 11, 2015 12:25 pm

Un gemido sale involuntario de la boca del fénix al sentir aquel bulto tocar partes inexploradas de su anatomía, sus manos se cierran con fuerza contra las que tiene prisioneras tratando de resistir el peso que se cierne sobre él causado reacciones sobre su cuerpo y su hombría que es presionada entre ambos cuerpos.

─Camus─ pronuncia sensualmente sobre los labios del otro, mueve sus caderas en protesta contra el cambio de posición, aunque solo provoca que el contacto sea más profundo, hunde sus dientes en el hombro del mayor y deja que su sabor impregne su boca, no pretende hacerle daño, o no realmente.

Su respiración se acelera ante el musculoso pecho del dorado contra el suyo, puede sentir aquel viento helado y deja que lo acaricie haciendo que las caricias se sientan de manera distinta, termina soltando las manos de Camus para llevar las suyas contra aquellos pectorales bien trabajados, acaricia con cierta rudeza los pezones que tiene al alcance, y empieza a empujar tratando de liberarse de aquel peso sobre él, pero tiene la desventaja que el otro es más pesado lo que le dificulta su "resistencia"
Volver arriba Ir abajo
Aria Holmes
Camus de Acuario
Camus de Acuario
avatar

Edad : 30
Localización : Siberia
Puntos : 567
Fecha de inscripción : 22/01/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Jue Jun 11, 2015 8:26 pm

Aquél vocablo con el que el resto me denominaba siempre tenía aquél tinte respetuoso y sereno, que ahora en mi cabeza se opacaba, con el sonido sensual de su voz. Su suave gemido profanó mi cordura, y los movimientos que empleó para intentar resistirse avivaron la sed que tenía por su cuerpo.

Al obtener libertad de mis manos las apoyé sobre la arena para recuperar mi peso, y jadeé cuando sus manos me tocaron con aquél salvajismo que también śe apropió de mi hombro.

No soy del tipo de persona que admita alguna marca en su cuerpo, pero las que Ikki ha dejado sobre mi piel me gustan porque son suyas; y quisiera que sus dientes exploraran mas piel y que al mismo tiempo que las uñas dejaran sobre ella la marca de esta noche... Nuestra primer noche en seis meses...

—Muérdeme... Aráñame... Hazme tuyo también.

Mis palabras suenan ajenas a mis oídos, y tal vez, ni yo mismo las hubiese creído si la voz no fuese mía.

Una de mis manos toma la pierda del fénix y la acaricia por encima del pantalón, mientras la otra se pierde entre sus cabellos, acariciando el foliculo capilar mientras ataco nuevamente sus labios e introduzco mi lengua en su boca para explorarla, pidiéndole a la de él que salga, que juegue y acaricie la mia como tantas otras veces antes lo ha hecho.

Mi mano derecha que acaricia su pierna, desciende hasta sus gluteos, tocándolos, rozándolos con mis dedos y apretándolos con ellos. Mi boca besa su mejilla y se desplaza con lamidas hasta su oreja, donde le doy una mordida en el lóbulo e introduzco la punta dentro de la oreja; mi cadera cobra un movimiento de vaiven sobre la mezclilla, incitándome a desprenderlo de ella.

La mano que tenía sobre su trasero escaló hasta la parte delantera, palpando el cierre y bajándolo para meter mis dedos sobre la tela que cubría su erección y acariciarla con ellos.


_________________
~Si on n'aime pas trop, on n'aime pas assez...~
Volver arriba Ir abajo
Phoenix_ikki
Ikki de Fenix
Ikki de Fenix
avatar

Puntos : 207
Fecha de inscripción : 15/03/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Jue Jun 11, 2015 9:53 pm

Sus manos se desplazan hasta la espalda del hombre que ama, acaricia aquella piel, jadea al sentir la humedad en su oído, busca la piel desnuda y deja que su lengua recorra toda la extensión de su cuello, dejando que se impregne de su sabor único y varonil.

Los dedos de Camus rozando su hombría erecta lo hacen arquear su espalda incrementando el contador, sus manos bajan con ansiedad buscando la forma de liberarse de aquella prenda que le estorba, con habilidad le abre y lo baja asegurándose de ir tocando la piel que va desnudando en el camino, descubre completamente los glúteos de l mayor y parte de sus muslos, su hombría es liberada y ahora solo queda su propia ropa como barrera entre ambos, y el calor de aquel miembro es mas intenso.

—mi Camus—

Ikki busca los labios del dorado y los ataca con pasión, su lengua busca a su compañera incitándola a un baile sensual, ardiente; sus manos ahora tienen acceso al trasero del mayor, y les aprieta contra su cuerpo al tiempo que las araña.
Volver arriba Ir abajo
Aria Holmes
Camus de Acuario
Camus de Acuario
avatar

Edad : 30
Localización : Siberia
Puntos : 567
Fecha de inscripción : 22/01/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Jue Jun 11, 2015 11:06 pm

Mi cabeza se mueve hacia un lado para dejar que la papila de Ikki recorra la piel a sus anchas; y aunque mis labios y dientes se aprietan, no puedo reprimir aquél sonido de placer que él me provoca. Mi mano hurga silenciosamente sobre la tela del boxer, masajeando la parte íntima, y apretando el bulto bajo ella con mis dedos para estimularlo.

Siento el tirón sobre mi ropa y le hago espacio con mis piernas para que pueda quitarlo, en tanto él ataca nuevamente mi boca y correspondo su pasión con sed y hambre indomables.

Siento mi virilidad expuesta a la brisa marina, pero hasta ese momento no reparo absolutamente en nada; ni en la luz brillante de la luna, el cangrejo sobre la arena, ni ninguna de las composiciones de este pequeño escenario.

Mi lengua sale al encuentro de la de Ikki y la acaricia, vuelve a entrar en su cueva y dejo que mi boca succione aquél músculo moviendo mi cabeza frenéticmente de un lado hacia otro; mientras logro retirar una parte del boxer y sacar su erección para masturbarla al mismo vaiven con el que jalo su lengua con mi boca.

Me detengo un momento y termino de desvestirme dejando la ropa y el calzado de playa descuidadamente por ahí; enseguida tomo con mis manos las piernas del fenix y le quito la mezclilla con algunos tirones, porque él usa los pantalones un poco ajustados. Al ver sus piernas torneadas y morenas mis labios deciden recorrerlas con besos y mordidas mientras mis manos acarician la cabeza, cuello y torso del fénix, pasando mis dedos ocasionalmente por sus labios, como si le pidiera que los tomara del mismo modo que yo lo hice con la lengua.

_________________
~Si on n'aime pas trop, on n'aime pas assez...~
Volver arriba Ir abajo
Phoenix_ikki
Ikki de Fenix
Ikki de Fenix
avatar

Puntos : 207
Fecha de inscripción : 15/03/2015

MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   Jue Jun 11, 2015 11:27 pm

El ave mítica jadea al sentir su miembro ser manipulado de aquella manera, la brisa fresca crea una sensación placentera adicional que le hace atacar los labios de Camus con más ferocidad, cuando se aleja da un gruñido de inconformidad que es sustituido por una suave risa al verle pelear con su pantalón, logra deshacerse de sus zapatos y solo queda su ropa interior como la barrera final entre ambos cuerpo, aunque ya ha recorrido parte del camino para ser alejado de su cuerpo también.

Cuando siente los labios del mayor en sus piernas vuelve a jadea de placer, se inclina hacia adelante para ver las acciones de su compañero, la luz de la luna le permite ver aquel cuerpo ligeramente aperlado por la luz de la luna, una mordida lo hace gemir, y cuando los dedos de su amante están al alcance los toma en su boca.

Ikki aprisiona la mano del dorado para que no se aleje, su lengua entonces empieza un baile sensual con aquellas falanges, las lame con placer, acto seguido los mete a su boca para chuparlos y mordisquear, expresando de esta manera que desea hacerlo en otra parte de la anatomía de Camus.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Encuentros inesperados   

Volver arriba Ir abajo
 
Encuentros inesperados
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 5.Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 Temas similares
-
» El Hobbit: Un Viaje inesperado
» Dos regresos inesperados

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Saint Seiya Mythology Yaoi Universe :: Papelera-
Cambiar a: